Buscar dentro de www.enbici.eu
 

 

Cinco rutas fluviales para bicicleta


por EnBici 5.3.2020

 

 

En España asociamos viajar en bici con una actividad deportiva o directamente con el sufrido Camino de Santiago. Nos imaginamos sudor, esfuerzo y dolor de culo. Gafas aerodinamicas y culottes de licra.

 

No es así en todas partes. En centroeuropa es relax, desconexión y turismo. Es una actividad de jubilados y familias, de opa cómoda y gafas de sol. Y si es así, es en gran medida por las rutas fluviales. Rutas sin grandes pendientes, con buenos carriles bici, con terrazas y restaurantes, sin coches ni perros sueltos. Rutas que solo siguen un río y no van a ninguna parte pero que te llevan a muchos sitios.

 

 

 

 

 

Así que si os gusta viajar y el turismo activo, aquí os dejamos cinco de las mejores rutas fluviales que podéis encontrar en el continente. Ideales para probar el cicloturismo a vuestro aire y sin complicaciones.

 

 

 

 

El Danubio

 

 

El clásico de los clásicos. La ruta fluvial cicloturista por excelencia. Alemania, Austria, Eslovaquia, Hungría, Croacia, Serbia, Rumanía, Bulgaria, Moldavia y Ucrania. De los Alpes al Mar Negro. Una ruta sin ningún puerto, casi podríamos decir que sin una sola cuesta, siempre picando para abajo, siempre por carriles bici a orillas del río, bonita, aséptica, turística y masificada hasta Eslovaquia, y a partir de allí carreteras sin arcén, trafico, algún camino de tierra y rodeos; un ruta confusa, solitaria, pintoresca e interesante.

 

Ulm, Ratisbona, Linz y Viena. Bratislava, Gyor y Budapest en la primera parte, y mas allá Belgrado y Bucarest antes de llegar al Delta del Danubio.

 

 

 

 

Poco nuevo podemos decir de esta ruta de la que tanto se ha escrito. En su tramo inicial hasta cruzar un invisible pero todavía existente telón de acero, es una ruta ideal para principiantes que quieran una primera experiencia que ofrece historia, cultura, gastronomía, pueblos, ciudades y naturaleza.

Poco exigente físicamente y con todos los servicios que puedas imaginar. Una apuesta segura para unas vacaciones de verano diferentes pero aptas para todos los públicos.

 

 

... y su afluente el Inn

 

Uno de los miembros de la banda de afluentes alpinos que apenas surcan unos kilómetros antes de donar sus aguas a otros ríos mas famosos. Cursos de aguas cristalinas y caudalosos que viven rápido y mueren jóvenes.

 

Nuestro favorito, y al que mas veces hemos acompañado a través de Suiza, Austria y Alemania es el Inn (o el Eno). Un río caudaloso de preciosas aguas esmeralda que vierte al Danubio en Passau, casi a la vez que lo hace el modesto río Ilz, y de los tres, el que mas kilómetros lleva recorridos, el mas profundo, y el que mas caudal aporta, es el Inn. Además es el que da el color al Danubio, que no es azul, y que sin el Inn seguiría siendo un río de aguas turbias. Si Strauss hubiera sido justo, su famoso vals deberia de haberse titulado "El verde Inn".

 

 

 

 

El valle del Inn es un valle amplio, flanqueado por las altas cumbres alpinas en el tirol, y por las verdes colinas bávaras en su ultimo tramo, pero siempre llano y fácil de rodar a lo largo de todo su cauce. Sorprendentemente fácil. Difícil encontrar una ruta que te lleve entre montañas tan agrestes a cambio de tan poco pedaleo.

 

 

 

 

El Loira

 

 

El Loira y sus famosos castillos. Una de las mayores atracciones turísticas de uno de los mas turísticos países del mundo. Francia en estado puro.

 

Una ruta que muchos hacen en coche, otros en viaje organizado con el autobús, y que resulta especialmente divertida en bicicleta. Mientras que la mayoría de turistas se congregan en unos pocos enclaves masificados, a los ciclistas que avanzan por carreteras secundarias se les abre un universo paralelo de solitarios pueblos y relajantes paisajes a orillas del río.

 

 

 

Los dos universos convergen en los famosos y bulliciosos castillos: Villandry, Azzay-le-Rideau, Chaumont, Chambort, Blois, Sully-sur-Loire o Chenonceau, pero apenas pedaleas un centenar de metros puedes relajarte paseando por las orillas del Vienne a las afueras de Chinon, disfrutar de los vinos blancos de las colinas de Sancerre, descansar en las terrazas para navegantes del Canal-du-Centre, o detenerte en cualquier restaurante de pueblo a darte un merecido homenaje.

 

 

 

 

 

 

El río también te lleva a ciudades como Nantes, Angers, Tours u Orleans, donde podéis para un par de días si os apetece aparcar la bici.

 

La ruta del Loira es parte de la Eurovelo-6, y mezcla carriles bici con carreteras secundarias. Nosotros la hicimos hace ya una eternidad en el lejano verano de 2009, y había bastante tramos sin terminar que aun no estaban del todo acondicionados. No sabemos como estará ahora, pero suponemos que igual que entonces no siempre sigue el río y da bastantes rodeos por colinas cercanas que te hacen subir las pulsaciones. No es una ruta difícil, pero tampoco es el Danubio.

 

 

 

 

El Rin

 

 

El río Rin es la vía de comunicación fluvial mas importante del mundo. Un río que cruza Europa central de Sur a Norte y que ha sido frontera natural de imperios, países y regiones, y cuya cuenca es una de las mas pobladas e industrializadas del mundo.

Tras esta introducción grandilocuente tenemos que decir que en muchos tramos es un río feo y aburrido, pero que también esconde algunas pequeñas joyas.

 

 

 

 

Los mas valientes podéis iniciar la ruta desde el mismo nacimiento del río en los Alpes Suizos y descender al lago Constanza. Un "mar interior" con vistas a los Alpes, viñedos, islas llenas de jardines y flores, castillos, palacios y puertos deportivos, y doscientos kilómetros de ruta circular alrededor del lago que termina en las famosas cataratas del Rin.

 

El río avanza bordeando los preciosos bosques de la selva negra cruzando la región de Alsacia que lleva trescientos años pasando de Alemania a Francia y viceversa

Es la llanura del Rin. Campos e industrias. Una de esas partes donde el río es feo y aburrido, pero a un tiro de piedra de algunos de los pueblos o ciudades mas bonitas de Europa: Friburgo, Colmar, Estrasburgo, Baden-Baden o Heidelberg.

 

Luego llega el Rin medio, y nada mas dejar atrás Mainz aparecen los viñedos, y con ellos el llamado Rin Romántico que serpentea por el fondo de un cañón entre riscos y empinadas laderas. Este tramo hasta la ciudad de Coblenz es sin duda el mas famoso y emblemático. Castillos, viñedos, islotes y leyendas de naufragios y sirenas de agua dulce. Es una ruta fácil de rodar. Carril bici bien indicado y pueblos pintorescos. Se puede visitar cualquiera de las muchas bodegas y sentarse en sus terrazas a disfrutar de una copa de Riesling viendo pasar los cruceros fluviales y las barcazas. Hedonismo decadente y turisteo de jubilados alemanes. Vino, salchichas y croquetas de patata.

 

 

 

 

Mas adelante dejamos atrás la catedral gótica mas alta del mundo en Colonia, y buscamos la cuenca del Ruhr donde las minas de carbón se han convertido en museos, las viejas fabricas en parques paisajisticos, y las fundiciones de hierro en auditorios de música clásica. Una metrópolis inmensa, una concatenación de ciudades orgullosas de su pasado industrial que han sabido transformar su presente.

 

Al final de su viaje un Rin exhausto llega a los países bajos y se difumina en un sinfín de canales, afluentes y ramales para formar con el Mosa y el Escalda un delta que se funde con el mar del Norte y cobijan algunos de los puertos mas importantes del mundo como Roterdam o Amberes.

 

 

... y el Mosela

 

El Mosela es un afluente del Rin que por sus pueblecitos de postal, sus viñedos imposibles, y su maravilloso carril bici, se merece un capitulo propio.

 

 

 

 

El Mosela es el Rin Romántico elevado al cubo. Si el Rin tiene viñedos en las laderas, los del Mosela están colgados en los acantilados. Si el Rin tiene pueblos pintorescos, los del Mosela parecen hechos en caramelo para una opera de Hansel y Grettel. Si en el Rin se respira la cultura del vino, en el Mosela el Riesling es una religión. Si en el Rin pasean los jubilados Alemanes, en el Mosela lo hacen los octogenarios adinerados. Si el Rin describe abiertos giros, el Mosela es una sucesión de pronunciados meandros.

 

 

 

 

La quintaesencia de las rutas fluviales. Ancho carril bici de asfalto perfecto. Una agradable pendiente para avanzar casi sin dar pedales siempre a orillas del río

 

 

 

 

El Adigio

 

Y para terminar esta selección hemos elegido el Adigio, también conocido como el Etsch. Un río italiano que cruza las regiones del Trentino Alto-Adigio y el Veneto.

 

Nace muy cerca del Paso de Resia que le separa del valle del Inn, en el corazón de los Alpes italianos a unos pocos kilómetros de las fronteras de Austria y Suiza. En su primer tramo hasta Trento sigue la conocida vía ciclista Claudia-Augusta, que a su vez sigue el trazado de la famosa calzada romana de mismo nombre que cruzaba los Alpes para unir el curso alto del Danubio con el mar Adriático cerca de Venecia. La Claudia-Augusta es una ruta dura, pero para llegar al nacimiento del Adigio podéis coger el bus para bicis que os sube a Nauders, cruzar la frontera hasta el lago de Resia con su icónico campanario sumergido en el agua, y desde allí seguir el que es posiblemente uno de los carriles bici mas bonitos que jamas hemos hecho.

 

 

 

 

 

 

Una minicarretra de montaña para bicis llena de curvas y retuertas perfectamente asfaltada, con sus propios puentes de madera y hasta sus rayas blancas pintadas. En un rápido descenso sin pisar ni un metro de carretera compartida, y casi sin dar una pedalada se llega hasta Merano. De allí a Bolzano y luego Trento.

 

 

 

 

 

 

 

Es una zona preciosa, rodeada de montañas y cumbres. A medida que desciendes los pastos van dando paso a los campos de manzanos, y finalmente a los viñedos.

 

 

 

 

Hasta la primera guerra mundial todo esta región era territorio austriaco, y no es raro escuchar gente hablando en alemán. Los pueblos son una mezcla de la pulcritud austriaca y costumbres italianas. Las casas tienen un aire bávaro, pero los restaurantes sirven pasta y pizza, y las terrazas y heladerías se llenan de gritos y animación hasta bien entrada la noche. ¡Nos encantan los Alpes italianos!

 

 

Al salir de Trento dejamos la vía Claudia-Augusta sin abandonar el Adigio por un carril bici que sigue y sigue hasta Verona, y despues cruzamos el Veneto hasta llegar a Venecia donde disolverse entre hordas de turistas.

 

La verdad es que en Italia no tiene fama de tener buenas rutas ciclistas, y la fama de sus conductores no anima a lanzarse a pedalear por sus carreteras, pero la vía ciclista del Adigio va mejorando año a año, y poco a poco estamos seguros de que se ira ganando un nombre entre las mejores rutas fluviales de Europa.

 

 


 

Nota del Autor: Bueno, los lectores mas observadores habréis notado que no hemos hablado de cinco rutas fluviales como reza el titulo, sino de seis, o cuatro si asumimos que la ruta de un río y su afluente son la misma. Así que como algunos pensareis que nos hemos quedado cortos y solo son cuatro, y otros que nos hemos pasado y que seis, hemos dejado el título en cinco. "Ni pa ti ni pa mi".

 


 

... y si os ha gustado aqui van otras listas

 

5 lugares poco conocidos que descubrir en bicicleta

4 estaciones

5 cosas que no hacer si viajas en bicicleta

7 diferencias

 

 

Similares


 


Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/15/d279008888/htdocs/enbici/articulos/cinco-rios-bicicleta.php:5) in /homepages/15/d279008888/htdocs/enbici/foro/phpBB3/includes/functions.php on line 1909
General Error

General Error

Illegal use of $_SERVER. You must use the request class to access input data. Found in /homepages/15/d279008888/htdocs/enbici/foro/phpBB3/similares.php on line 7. This error message was generated by deactivated_super_global.

Please notify the board administrator or webmaster: enbici@enbici.eu