Buscar dentro de www.enbici.eu
 

de Nurnberg a Viena en bicicleta siguiendo el Danubio


por Bea & Manu 12.08.2012

 

 

 

Este ha sido un año movido (mudanza, nuevo pais, nuevo curro, nuevo idioma) y no teníamos demasiado tiempo para preparar nuestro viaje estival.

Queríamos algo sencillo y que no nos diera quebraderos de cabeza, así que nos decantamos por el clásico de los clásicos en esto del cicloturismo: El Danubio.

 

 

Carril bici junto a un meandro del Danubio

 

 

Pero como lo ultimo que necesitábamos era empezar las vacaciones dándonos una panzada de coche, decidimos empezar mas cerca de Eisenach y llegar al río dando pedales. Escogimos Nurnberg como punto de inicio.

 

 

  Ademas de este reportaje también hemos hecho un pequeño video sobre el viaje. Pulsa sobre el icono para verlo

 

 

La Ruta

 

 

Desde Nurnberg a Ratisbona (Regensburg) seguimos el trazado de "la ruta de los cinco rios". Una ruta circular que nosotros hicimos por su parte Norte.

 

Y desde Ratisbona seguimos ya siempre la Ruta del Danubio hasta llegar a Viena donde dimos el viaje por finalizado (no teníamos días para mas).

 

 

Pincha sobre la imagen para ver la ruta en Google Earth

 

 

La ruta de los cinco rios de Nurnberg a Ratisbona

 

Es una de las muchas rutas ciclistas que se promocionan en Alemania. Utiliza la ya existente red de carriles bici, así que el rodar es sencillo y seguro, sin embargo, el trazado no termino de convencernos.

 

Se nota que el que diseño la ruta lo hizo primando pasar por determinados pueblos, dejando en un segundo plano el recorrido y los paisajes, y se nota.

 

Aunque por otro lado, hay que reconocer que visitar Nurenberg, Amberg o Ratisbona, hace que sin duda la ruta merezca la pena.

 

 

El Danubio de Ratisbona a Nurmberg

 

Antes de nada, deciros que el que quiera mas información sobre esta ruta, tiene un articulo mucho mas completo, y que cubre desde el nacimiento del Danubio hasta Budapest, que nos mandaron el año pasado "Veteranos". Aquí tenéis el enlace -> Danubio por Veteranos

 

El tramo que nosotros hicimos hizo justicia a todo lo que habíamos oído sobre esta famosa ruta, para lo bueno, y para lo no tan bueno. Sin embargo en algunas ocasiones encontramos algunas sorpresas que no esperábamos.

 

Aquí os dejamos unas impresiones generales, pero ojo QUE NO HABLAMOS DE TODA LA RUTA DEL DANUBIO, SOLO DE TROZO ENTRE RATISBONA Y VIENA. Otros tramos, como la parte de Eslovaquia y Hungria seguro que son muy muy diferentes.

 

 

Lo bueno:

 

  • Señalización perfecta. Nosotros fuimos sin mapa, y aunque llevábamos el GPS no lo consultamos tan apenas. Ademas, por si las señales oficiales no fueran suficientes, el suelo estaba lleno de flechas blancas (suponemos que de alguna empresa que organiza tours por la zona) que te sacaban de cualquier duda.

 

   
  Tanto en el Danubio como en las otras rutas de la zona la señalización para bicis es clara y abundante   También dentro de las ciudades podréis encontrar carriles bici con señales de la ruta y hasta sus propios semáforos para bicis !!!

 

  • Camino asfaltado casi siempre, y en su defecto, carriles de tierra muy bien compactados. Se rueda sin ninguna dificultad. Puedes programar etapas entre 80 y 100km (o incluso mas) y se hacen cómodamente.
  • Siempre carril bici o compartido con peatones. Puedes hacer la ruta sin prácticamente un metro de carretera.
  • Cuando necesitas cambiar de orilla, en verano operan ferrys para bicicletas que por un par de euros te cruzan al otro lado.
  • Llano como la palma de la mano. Cuando encuentras alguna cuestecilla, casi la agradeces para poder romper la monotonía del pedaleo y desentumecer las piernas.

 

 

   
  Carril bici perfectamente asfaltado a unos metros del agua   Barquito para cambiar de orilla.

 

 

  • Pasa por algunas ciudades que no te puedes perder: Ratisbona, Passau, Viena. Ademas se cruzan con relativa facilidad por carriles bici bien indicados.
  • Los paisajes del tramo austriaco. El carril bici va siempre a muy pocos metros del agua y permite disfrutar de los famosos meandros del río.
  • Todo preparado para acoger al cicloturista. Muchas casas que ofrecen habitación con ducha. Los campings tienen casetas para guardar las bicis. Los restaurantes atienden fuera de horas, las presas de las centrales eléctricas pueden cruzarse pedaleando para cambiar de orilla, etc.
    Vamos, que es una ruta perfecta para iniciarte donde todo son facilidades para los ciclistas.

 

 

Lo no tan bueno:

 

  • Tanto seguir el curso de un río puede hacerse algo monótono. Esta es una sensación que ya hemos tenido en otros viajes "fluviales".
  • La ruta no pasa por muchos de los pueblos que están a unos pocos metros del Danubio. A veces pasas mucho tiempo sin poder parar a tomar algo, sin ver un super, etc. Siempre puedes desviarte, pero nunca sabes si esos kilometros de mas tendrán premio. A veces te animas a salirte del camino, y resulta que justo ese pueblo ni tiene super, ni cafetería, ni "na de na". Aquí si que quizás un buen mapa o una guía pueden serte de mucha utilidad para planificar esas pequeñas visitas.
  • En algunos tramos de la parte Alemana los carriles bici van separados del río por un talud de contención, por lo que tan apenas lo ves. Los paisajes son básicamente agrícolas y bastante aburridos. Maíz, maíz y mas maíz
  • Los pueblos y ciudades austriacas ya no son tan bonitos como los alemanes, los restaurantes ya no están tan cuidados, la gente ya no es tan atenta ...
  • El camino esta bastante concurrido en algunos tramos (sobre todo entre Passau y Viena). En principio no es nada negativo, pero en algunos momentos le puede quitar cierto encanto a la ruta. Esa sensación de pequeña "aventura" que pueden tener otras viajes cicloalforjeros no la busques en el Danubio. Aquí ningún lugareño te va a preguntar como llevas tantos trastos en la bici, ni nadie va a querer saber de donde vienes o a donde quieres llegar. Solo serás uno mas de los miles de ciclistas que pasean por el carril bici.

 

 

 

Alojamiento

 

 

Hay opciones para todos los gustos y bolsillos.

 

Los hoteles suelen estar en torno a los 80€ con desayuno en los pueblos, y por encima de los 100€ en ciudades mas grandes. Sin embargo, buscando un poco mas puedes encontrar pensiones o pequeños hoteles familiares por poco mas de 60€ (hablamos siempre habituación doble dos personas).

 

También hay muchas casas particulares que alquilan habitaciones con derecho a ducha (tipo Bed & Breakfast). Salen por unos 25€ por persona y son una buena opción sobre todo si vas solo.

 

Otra muy buena alternativa son los albergues. Muchos ademas de las salas de literas también tienen habitaciones de 6, 4 o 2 personas a precios muy competitivos. Por ejemplo el de Viena en habituación para 2 con baño y ducha propios nos costo 50€ con desayuno buffet incluido.

 

También hay bastantes campings (sobre todo en las partes mas turísticas) donde por menos de 20€ podéis plantar la tienda.

 

Por ultimo esta la opción de la acampada libre, que aunque en principio no esta permitida, siendo discretos y levantando pronto el campamento no suele ser un problema ... pero claro, eso significa dormir en zonas alejadas de los núcleos urbanos ...

 

 

 

Comida (y bebida)

 

 

Lo que mas disfrutareis durante el viaje serán los típicos "Biergarten", que vienen a ser un poco como nuestras terrazas de verano. Algunos los montan exclusivamente para estos meses de buen tiempo, y sirven solamente cerveza y salchichas, mientras que otros son terrazas de restaurantes en los que podréis elegir entre toda la carta.

 

Lo que si que destacan es por estar muy bien cuidados. Es bastante normal que las mesas tengan manteles de tela, y muchos son autenticos jardines decorados con geranios y petunias que por las noches se llenan de farolillos y bombillas de colores. Tampoco es raro que os atiendan camareros vestidos con el traje regional. En el sur de Alemania estos detalles se cuidan mucho.

 

Los encontrareis a lo largo de toda la ruta, y son sin duda el mejor lugar donde reponer fuerzas y refrescarse con una cerveza bien fría. Si veis que a mitad de jornada ya no mantenéis el equilibrio, podéis pasaros a la "Radler", que es nuestra clara (cerveza con limón o con gaseosa). Ya veréis que es una bebida muy popular entre los ciclistas germanos.

 

 

 
Biergarten en Austria comiendo una "bauer omelette" (la tortilla del campesino).   Si tienen, probar la "naturbier" o "kellerbier", que son cervezas de fabricación generalmente casera y artesanal, algo turbias, y a veces con un punto dulzón.

 

La comida Alemana sin embargo no es demasiado variada ni resulta especialmente apetitosa (por decirlo suavemente). Cuando ya estéis cansados de carne, salchichas, canónigos, zanahoria rallada, y patatas en puré, fritas, en gajos, hervidas, pelotas de patata, ensalada de patata o hamburguesas de patata, siempre podéis recurrir al socorrido italiano, comer pescado en un griego, o buscar un chino o un kebab para probar otros sabores.

 

Los precios están bastante bien. Medio litro de cerveza (que las hay muy buenas) sale por unos 2,20€, y un plato con su guarnición por 8-13€, así que por unos 15€ podéis comer bastante decentemente.

 

 

Clima

 

 

No os vamos a decir que no. Si Alemania y Austria están así de verdes, es porque llueve mucho ... y ademas durante todo el año. La ventaja es que durante el verano suelen ser tormentas de mucha agua en poco rato, y que ademas son mas frecuentes al anochecer o durante la noche y la madrugada, mientras que durante las horas centrales del día es bastante normal tener sol y buen tiempo.

En cualquier caso, si vais por estas zonas, tenéis que ir preparados para rodar con lluvia. Raro será que algún día no os mojéis.

 

Las temperaturas en verano sin embargo son mas bien altas, y el sol "pica". Junto con el chubasquero, ¡acordaos de llevar la crema solar!

 

 

No es zona de demasiado viento, pero normalmente sopla hacia el Este, haciendo todavía mas llevadero el descenso del río

 

Los días que empuja con algo de fuerza haces los 100km casi sin darte cuenta.

 

 

 

 

Transportes

 

 

La mejor forma de moverse por la zona cuando pedalear no es una alternativa es sin duda el tren, pero tener cuidado que las bicis no están permitidas en todos los trayectos, solo en los regionales.

 

Al ser una ruta lineal hay mucha gente que hace la ida o el regreso usando este medio de transporte, y el "overbooking" de bicicletas puede llegar a ser un problema.

Aunque en algunos casos pagas un pequeño recargo por llevar las bicis, eso no quiere decir que tengas plaza reservada. Por eso es bueno llegar con tiempo a la estación y asegurarte de que coges sitio.

Especialmente en fin de semana, los vagones de bicicletas exceden por mucho su capacidad "teórica". El personal no dice nada y mira para otro lado, y se forman autenticos amasijos de bicis unas encima de otras. Un consejo: cuando entréis en el vagón, preguntar a los ciclistas que también están dejando sus bicis a donde van y decirles vosotros donde os pensáis bajar. Esto ayuda a ordenar las bicis para que las que tienen que salir primero queden mas a mano. Si no lo hacéis, os podéis ver con que llega vuestra estación, y no tengáis forma de sacar la bici ...

 

 

 

 

Etapa 1: de Nurnberg al Amberg

 

 

 

La ruta sale desde el centro de Nurnberg por un agradable carril bici.

A los pocos kilometros se puede parar en Lauf, donde cruzareis la típica "Markt Platz" que se estila en esta zona. El antiguo ayuntamiento en el centro con su torre del reloj, y la iglesia en uno de los extremos.

 

 

 
Mercadillo en la Markt Platz de Lauf   Carril bici de la ruta de los cinco rios

 

 

Los carriles bicis están en buen estado, pero los paisajes no son especialmente bonitos.

 

A pocos kilometros del final de etapa, tras una fuerte subida llegamos al centro histórico de otro pueblo interesante: Sulzbach-Rosenberg. Tras una fuerte rampa se llega a la plaza que esta en lo mas alto de la colina.

 

Pocos kilometros después, llegaremos a Amberg. Una pequeña ciudad con un agradable centro peatonal.

 

 

 

Plaza de Amberg

 

 

 

 

Etapa 2: de Amberg a Ratisbona (Regensburg)

 

 

 

En esta segunda etapa seguimos siempre el Naab, un largo afluente del Danubio que nos llevara hasta Ratisbona (Regensburg).

 

Los paisajes mejoran bastante respecto de la primera etapa, aunque por contra no encontrareis pueblos tan interesantes por el camino. Quizás Kallmunz sea el que mas llama la atención. El pueblo ha conservado un centro medieval, un puente de piedra sobre el Naab, y ademas esta rodeado de verdes acantilados coronados por un castillo en ruinas.

 

 

 
Kallmunz   Monasterio de Pielenhofen

 

Después encontrareis en la orilla derecha el Monasterio de Pielenhofen, y tras unos pocos kilometros mas, llegareis al Danubio, ya a pocos kilometros de la ciudad de Ratisbona.

 

 

Panorámica de Ratisbona

 

Dicen que Ratisbona es la pequeña Praga, y la verdad es que no desmerece en la comparación. Ademas es una ciudad con muchisimo ambiente (tiene una importante universidad y mucho estudiante con ganas de juerga).

 

 

 

Etapa 3: de Ratisbona a Deggendorf

 

 

 

Primera etapa por el Danubio, en la que curiosamente casi no vemos el río, del que siempre nos va separando un talud de contención.

 

A los pocos kilometros se encuentra un curioso monumento. El Walhalla: una copia del Partenón con una imponente escalinata de acceso encaramado en una colina sobre el Danubio. En el interior, una serie de bustos homenajea a las grandes figuras de la historia alemana. Esta idea de dudoso gusto, se le ocurrido al Rey Ludwig I de Baviera, abuelo del famoso Ludwig II que mando edificar en los Alpes el conocido castillo del rey loco (de casta le venia al galgo ...).

 

 

A mitad de etapa se llega a Straubling. Un pueblo precioso donde podéis visitar la iglesia de San Pedro del s.XII, y paraos a comer en la plaza del mercado, donde destacan la catedral gótica y el antiguo ayuntamiento.

 

 

 

 
El Walhalla. Un Partenón a orillas del Danubio   Plaza del mercado de Straubling

 

 

Es una etapa tranquila que discurre por zonas agrícolas y en la que el camino se va separando y acercando al río

 

 

 

Pueblecito en las riberas del Danubio

 

 

Hicimos noche en Deggendorf, un pueblo sin demasiado que ver, pero con su típica plaza donde al menos puedes encontrar una variada oferta de restaurantes para cenar.

 

 

 

Etapa 4: de Deggendorf a Passau

 

 

 

Durante toda la etapa seguimos por la margen izquierda del Danubio. No pasamos por ninguna población importante, ya que las pocas que hay están en la margen derecha. Así que plácida y rápidamente completamos los menos de 60 kilometros de etapa. La habíamos diseñado así de corta para dejarnos toda la tarde libre y poder visitar Passau sin prisas.

 

 

 

Presa que hay que cruzar justo a la entrada de Passau

 

 

Passau es una ciudad con dos mil años de historia, pero que se quemo casi por completo en el siglo XVII, y que después ser reconstruida por arquitectos italianos. Es por eso que se distingue de las ciudades vecinas por tener un cierto aire mediterráneo y una marcada impronta barroca.

 

 

 

Panorámica de Passau sacada de la Wiki. Licencia CC

 

 

Es ademas conocida como la ciudad de los tres rios, ya que en ella se juntan el Inn (también llamado Eno en español), el Danubio, y el mas modesto Ilz.

 

A partir de este punto el Danubio cambia por completo. Se vuelve un río mucho mas grande (el Inn lleva mas caudal que el propio Danubio en el punto donde se confluyen) e incluso el color del agua se vuelve mas bonito al mezclarse con las verdes aguas del Inn.

 

 

 

Punto de confluencia del Inn, el Danubio y el Ilz en la ciudad de Passau. Si os fijáis bien podéis ver los diferentes colores del agua dependiendo del río del que vienen.

 

 

 

 

Etapa 5: de Passau a Linz

 

 

 

 

 

Aquí si que el protagonista absoluto de la etapa es el río Salimos de Passau cruzando el Inn para avanzar por la margen derecha del Danubio. Inmediatamente entramos en Austria. El carril bici, precioso, va siempre a ras del agua. Poco a poco el valle se va encajonando, y aparecen los famosos meandros del Danubio.

 

 

En esta zona hay que cambiar varias veces de orilla usando los pequeños ferrys para bicis. No se cruzan pueblos importantes, pero ambas orillas están llenas de Biergarten, campings y hoteles turísticos. También se empiezan a ver cruceros de turistas que se acercan al famoso meandro de Schlögen.

 

 

 
Meandro de Schlögen   Meandro de Schlögen

 

 

En esta etapa ya empezamos a tener la sensación de estar en la autentica autopista cicloturista de Europa. No se ven muchas bicis cargadas hasta arriba, pero si muchos grupitos que hacen excursiones de día, o que van en viaje organizado con coche de apoyo.

 

La etapa después de cien kilometros termina en Linz. Una ciudad que francamente nos decepciono. Quizás sea mas interesante hacer noche en algún camping a orillas del río, que en esta ciudad bastante anodina.

 

 

 

Etapa 6: de Linz a Grein

 

 

 

A partir de Linz el valle del Danubio se vuelve a ensanchar. De nuevo planificamos una etapa corta para poder visitar el cercano campo de concentración de Mauthausen. Hay que ir atentos porque la ruta no pasa por el, y el desvío tampoco esta bien indicado.

 

Llama la atención. la situación del campo, en una colina a escasos metros del pueblo (uno esperaría que estuviera algo mas apartado y escondido). Tras varias hileras de casitas y un restaurante, se llega a la ultima rampa que da acceso al campo. La verdad es que queda poco en pie. Se pueden ver algunos barracones, y las cámaras de gas y crematorios. Ademas, fuera del campo, un poco apartada y abandonada esta la famosa "escalinata de la muerte", con los 186 peldaños que los prisioneros tenían que subir cargados de piedras que sacaban de la cantera. Junto a ella entra la maleza puede verse el "muro de los paracaidistas"; el cortado por el que los guardias despeñaban cada día a decenas de presos.

 

Hay varias exposiciones fotográficas que explican la vida en el campo, pero son bastante asépticas y falta mucha información (ademas muchas están solo en alemán). Para entender mejor la magnitud todo lo que allí paso, es bueno haber leído algo antes de la visita. Aquí en la Wiki tenéis un articulo interesante que ademas aporta información sobre los muchos españoles que pasaron por el campo -> Campo de concentración Mauthausen-Gussen

 

 

 
Escalinata de la muerte   La cantera y el "muro de los paracaidistas"

 

A la salida del campo uno no puede dejar de preguntarse como pudo pasar todo aquello, tan a la vista de todo el mundo, y sin que aparentemente a nadie pareciera importarle. No es posible que pasara sin la connivencia de una gran mayoría de los lugareños ... pero cuando todavía estas dándole vueltas a la cabeza, una rápida bajada te lleva de nuevo a la orilla del Danubio, donde de repente te ves rodeado otra vez de alegres jubilados que pasean junto al río, familias con carritos de niño, y ciclistas vestidos de colores chillones. Y de repente te das cuenta de que allí se ha pasado pagina, y se siente uno un poco raro, como fuera de lugar.

 

Y así pedaleando mientras íbamos asimilando todo lo vivido en la etapa, llegamos finalmente a Grein. Un pequeño pueblo donde atracan bastantes cruceros, y donde es difícil encontrar alojamiento. Nosotros hicimos noche en el camping.

 

 

 

Etapa 7: de Grein a Krems

 

 

 

Saliendo de Grein encontramos los únicos kilometros sin carril bici del viaje. Tuvimos 10 o 15 kilometros de carretera.

 

A mitad de etapa entramos en el valle de Wachau, una zona vinícola bastante conocida en Austria.

 

 

 

 

Aquí los pueblos tienen otro aspecto, mas señorial, pero a la vez mas descuidado. Las laderas están aterrazadas, y en las zonas mas llanas los viñedos están delimitados por muros de piedra. Resulta una zona curiosa. Casi como una pequeña "borgoña" en mitad de Austria.

 

 

 
Pueblecito en la zona de viñedos   Hotel en restauración

 

 

Sin embargo la zona no termina de resultar acogedora. Krems no tiene demasiado interés, pese a ser bastante turístico, y ojo con los alojamientos que en verano pueden resultar bastante caros.

 

 

 

Etapa 8: de Krems a Viena

 

 

 

Ultima etapa antes de llegar a Viena. Como punto destacado, a mitad de camino esta Tulln. Un animado pueblo donde se puede parar a comer y callejear un poco

 

La entrada a Viena es muy sencilla y agradable. Se avanza por una isleta del Danubio entre arboles y prados, y desde ella, varios puentes para ciclistas y peatones os llevan directamente al centro de la ciudad.

 

 

 
Maillot ciclista estampado de traje típico. Si no llega a ser tan caro nos compramos uno !!!   Carril bici de entrada a Viena

 

 

Si no conocéis la ciudad, guardaos un par de días sin bici para verla sin prisas.

 

 

 


Comentarios de los lectores

 

 

Aņadir nuevo comentario

 

monster

monster comento el 14/08/2012 : por el danubio

 

Buenos gráficos y buena literatura. Piña echa en falta los acentos.Besos.

 

Aņadir nuevo comentario

 

Datos viaje


Fecha: Agosto 2012


Tipo ruta: Lineal


Track:

GPS (.gpx)

Google Earth


Firme:

95% Asfalto

5% Tierra


Longitud: 560 km


Desnivel acum.:


Etapas: 8


Long. media por etapa: 70 km


Etapa mas larga: 100 km


Etapa mayor desnivel ac.:


Dificultad técnica: Ninguna


Dificultad física: Ninguna


Orientación: Señalización


Dificultad orientación: Baja


Equipaje: Alforjas traseras, bolsa sobre traspontín y bolsa delantera


Bicicleta: Montaña


Cubiertas 1,30 a 2,00 dibujo mixto


Participantes: Bea y Manu


Alojamiento : Hoteles, hostales y camping

 

    EnBici

 

Artículos
   
Mecánica
   
Viajes
 
Bicis y piezas
   
GPS
 
Ropa y equipo
   
... en ruta