Buscar dentro de www.enbici.eu
 

 

E-bikes ¿el final de los viajes en bicicleta?


por EnBici 12.08.2017

 

 

 

Nosotros viajamos despacio y estamos acostumbrados a que nos adelanten otros ciclistas. Nunca nos ha importado. Nos rebasen ellos o los pasemos nosotros, siempre intentamos intercambiar un saludo o al menos una mirada cómplice, porque vayamos mas rápidos o mas lentos, cargados o ligeros de equipaje, con bici de carretera o de montaña, todos los que disfrutamos con la bici sabemos que a veces toca sufrir sobre el sillín dando pedales. A algunos les gusta sufrir mucho a cambio de endorfinas, a otros sufrir lo justo para tener esa divertida sensación de equilibrio y velocidad. Unos se esfuerzan para mejorar su salud, otros porque solo con esfuerzo llegan donde no se llega de otra manera. Los hay que dan pedales porque el esfuerzo no contamina, y también los que lo hacen solo porque el esfuerzo es mas barato que la gasolina.

 

Cada uno con sus motivaciones, pero todos con el esfuerzo como ese común denominador del que nace el compañerismo entre los ciclistas.

 

Nos admiramos al paso de los que suben un puerto con plato grande haciendo crujir sus bicis de carbono, mientras que ellos miran con simpatía como nosotros subimos haciendo el molinillo con nuestras pesadas bicis de acero y todo nuestro equipaje a cuestas.

 

 

 

 

Ahora han llegado las bicis eléctricas y poco a poco han ido invadiendo todas las modalidades del ciclismo. Al principio se vendían en tiendas especializadas, pero ahora copan las primeras filas de los escaparates y los catálogos de los mas renombrados fabricantes.

 

Son divertidas, son silenciosas, te llevan a los mismos sitios y son casi tan ecológicas como cualquier otra bici. Algo mas caras a la hora de la compra, pero luego muy baratas de cargar.

Comparten con las bicis de toda la vida un sinfín de componentes y en ruta a menudo pasan desapercibidas.

 

 

 

Mira las dos bicis de la foto: una es eléctrica y la otra no ¿a que no es tan obvio cual es cual?

 

 

Las e-bikes han puesto cualquier ruta al alcance de todo el mundo, pero los e-ciclistas no han tenido que aprender a buscar su cadencia para subir un puerto, ni a manejar los desarrollos, ni se motivan buscando la última curva que al final nunca es la última. No miran los perfiles de la etapa el día de antes ni les preocupa la dirección del viento.

 

Los e-ciclistas simplemente disfrutan. Son advenedizos en la cofradía del esfuerzo de los que viajan en bicicleta. Las rutas antes reservadas a fatigados ciclistas, ahora están llenas de jubilados con pantalones de golf, señoras con blusas de volantes, o ciclistas equipados como si fueran a correr el Tour preocupandose por la carga de la batería.

 

Ya se ha perdido esa complicidad y compañerismo, y hay tantas bicis eléctricas que somos nosotros los que a veces nos preguntamos que hacemos allí, molestando con nuestra trayectoria zigzagueante en las subidas, sudados, cansados, parados en un bordillo a comer una barrita en mitad de una pájara. Somos de repente los raros en un sitio donde antes eramos los únicos y la gente nos miraba con curiosidad y empatía.

 

Somos el salvaje de "Un Ciclismo Feliz": educados a que en la bici el sufrimiento es la otra cara de la moneda de la felicidad, sin saber porque, no nos gusta la felicidad sin mas de ese "soma" que es el motor eléctrico. Eligiendo seguir sufriendo en la subida porque creemos que solo así se disfruta realmente de las vistas desde la cima o de dejarse caer sin dar pedales. Unos inadaptados del "Estado Mundial" condenados quizás a abandonar sin podernos adaptar a este nuevo cicloturismo.

 

Cuando empezamos con EnBici queríamos demostrar que no hace falta ser un superatleta para hacer largos viajes en bicicleta. Ahora ya no tiene sentido. Con una bici eléctrica todos podemos ser superatletas.

 

 

 

 

    EnBici

 

Artículos
   
Mecánica
   
Viajes
 
Bicis y piezas
   
GPS
 
Ropa y equipo
   
... en ruta
   

 

 


 

 

 

 


Comentarios

 

 

Añadir nuevo comentario

 

jensen

jensen comento el 22/02/2018 : e-bikes

 

 

Quería compartir otra forma de ver que invite a la reflexión respecto a este debate que, por razones obvias, se impone.

 

Monto en bici desde tiempos inmemoriales, hasta vi la irrupción de las mountain bike que entonces eran miradas con recelo por parte de los puristas y las llamaban tractores de un modo despectivo. Luego vino la explosión de los 90 y aunque seguimos siendo un país muy atrasado al respecto se puede decir que la bicicleta se ha extendido y su uso es muy, muy corriente.

 

En cuanto al cicloturismo he hecho algunos viajes con alforjas por estos mundos que se han convertido en un modo de viajar al que no quiero renunciar. Pero los años pasan, también para quienes aquilatamos decenas, cientos, de miles de kilómetros en las patas. En los últimos viajes he ido comprobando que  por Europa, con una abrumadora cultura ciclista, ya se impone la e-bike. También en mi entorno, gente con mucha fuerza que se subía al Angliru para echar la mañana se ha ido pasando a los motorines.

 

Todo ello, sumado, me ha invitado a reflexionar. Sé que tarde o temprano daré el paso porque no quiero bajarme de la bicicleta, de hecho pienso que con el tiempo las bicicletas convencionales serán tan raras como las máquinas de escribir respecto a los ordenadores. Al final, por ver el lado bueno, no deja de ser una bicicleta, que puede significar una ayuda, pero pedaleas también, y sudas si quieres. Por referirlo al cicloturismo, puedes hacer, con parecido esfuerzo, un 25% más de kilómetros o el mismo trayecto en un poco menos de tiempo. Puede que te evite tomar un tren para subir el Höllental, por ejemplo, en fin…

 

De la misma manera que en tiempos las MTB se miraron con inquietud vemos ahora a estos artefactos, pero al final lo que importa es lo que va arriba dando pedaladas. Es cierto que una legión de advenedizos se va a apuntar a la moda. En España, país con descorazonadora incultura ciclista, pueden verse ya muchos señores y señoras que no han subido en su vida a una bici y que se han comprado una e-bike, peligros que transitan a 25 km/h sin ninguna conciencia “de clase”, incluso algunos que se dejan ir sin dar más que una pedalada cada medio kilómetro, pero casi diría que ese aspecto pertenece a otro debate más allá del uso de esta o aquella máquina. Lo cierto es que por Europa he seguido viendo gente tan respetuosa como siempre aunque vayan con ayuda eléctrica. Claro, que siempre hay excepciones.

 

Bueno, no sé si me he explicado bien, sólo quería compartir una visión complementaria a la del articulo con el que, en líneas generales, estoy de acuerdo. Felicidades a enBici y saludos a todos.

 

 

Añadir nuevo comentario