Buscar dentro de www.enbici.eu
 

 

Bici de carretera


por Manuel 18.03.2017

 

 

A principios de los noventa tuve mi primera bici de carretera. Era una Peugeout Tourmalet de color morado, cuadro de acero, frenos de caliper y doce velocidades (dos platos y seis piñones) con las palancas de cambio en el tubo inferior.

 

Si no me la hubieran robado hoy tendría una preciosa bici vintage. La compre en los años de desventuras de Perico, pero luego llegaron las soporíferas victorias de Indurain, y la bicis de ruedas finas perdieron su encanto en favor de esas primitivas mountain bike que se iban haciendo mas y mas populares. Me compre una Amerbik y empece a pedalear por los caminos, y aunque en los últimos años nos hemos dado al cicloturismo y hemos rodado miles de kilómetros por asfalto, hasta hoy no he vuelto a agarrar un manillar de carretera.

 

Y digo bien: "hasta hoy" ... que hemos añadido una nuevo miembro a la familia.

 

 

 

 

Es una Specialized Robaix con cuadro de carbono. Como siempre hemos buscado modelos del año pasado que suelen estar bastante rebajados. Lleva neumáticos de 23mm con un pelín de dibujo que no le hacen asco a los caminos en buen estado ni a los asfaltos muy rotos. Le he puesto los pedales automáticos que antes montaba en la bici de montaña. Son unos Shimano para calas SPD; los prefiero a los automáticos de carretera con las calas por fuera que te hacen parecer un pingüino andando sobre los talones en cuanto te bajas de la bici.

 

La geometría del cuadro es bastante relajada. El manillar tiene doble altura, cosa algo rara en manillares de carretera, lo cual te permite ir todavía algo mas erguido. Es el tipo de bici que ahora llaman de "gran fondo" o "endurance", pensadas para poder pedalear durante muchas horas sin acumular cansancio postural.

 

En la pipa de la dirección esconde un original sistema de amortiguador de viente milímetros de recorrido. Bueno, realmente no deberíamos de llamarlo así, ya que el sistema no lleva ningún amortiguador sino que usa un simple muelle de acero para que reaccione de forma casi inmediata a los pequeños impactos sobre la rueda delantera.

Con la bici vienen tres muelles diferentes para ajustar la dureza del sistema al peso del ciclista o al tipo de terreno.

Al contrario que las bicis de montaña, o que el sistema de Cannondale integrado en la parte superior de la horquilla, rueda y cuadro no tienen ningún movimiento relativo, así que el sistema no responde en absoluto a la fuerza ejercida sobre los pedales. Lo único que se mueve respecto al resto de la bici es la potencia junto con el manillar. Así es como se consigue no perder ni un ápice de la fuerza del pedaleo. Digamos pues que no es una suspensión para el cuadro de la bici, sino que lo que va "suspendido" es el ciclista.

 

 

 

 

El sistema es simple, libre de mantenimiento, ligero y ¡funciona!

La bici pasa como si nada por adoquines, juntas, grietas y pequeñas imperfecciones. Pedaleando sentado ni lo notas, y cuando te levantas sobre los pedales y te apoyas en el manillar notas que se hunde un poco, pero nada que resulte molesto o te haga perder control sobre la bici.

 

El cierre para la tija del sillín va muy abajo. No es una clampa al uso sino una pieza que se atornilla a la unión de los tirantes al tubo vertical. Por encima de este punto el tubo vertical tiene un mayor diámetro que la tija, permitiendo que esta flecte para proporcionar también algo de amortiguación en la parte trasera. Por eso lleva un guardapolvos que cierra el hueco entre tija y cuadro.

 

 

 

 

El resultado es una bici que resulta muy cómoda y que te permite rodar con facilidad por firmes irregulares, y que sin embargo lo consigue con sistemas que no tienen desgaste, ni requieren de ajustes, ni de engrases, ni de ningún mantenimiento periódico. Ideal para los que nos gustan las comarcales olvidadas por los conductores, llenas de grietas, rotos y baches.

 

Los frenos son de disco. Hace unos años no los quería ni ver, y ahora no los cambio por frenos a llanta ni loco. Lo que no me di cuenta al comprar la bici es que son mecánicos. En concreto unos TRP Spyre. El tacto dista mucho de los hidráulicos, aunque también es verdad que los comparo con los de la bici de montaña y no se si me parece que frenan poco por el tipo de freno o por la falta de costumbre de frenar con el manillar de carretera.

Por lo menos de momento no se me han desajustado y para llanear por los alrededores frenan lo suficiente. Ya veremos como se portan bajando algún puerto largo.

Lo que esta claro es que por lo menos tienen que aguantar un par de temporadas, porque a día de hoy cambiar a hidráulicos resulta muy caro (un juego de palancas de freno hidráulicas con cambio integrado, sin los frenos, ya pasa de los 300€).

 

En cuanto a desarrollos monta platos 50-34 y casette de once velocidades 11-32.

En teoría con el 34-32 debería de subirse casi cualquier puerto, aunque comparándolo con los desarrollos de la bici de montaña cuesta creerlo ...

 

En fin, que como dicen los roqueros, estamos de vuelta en la carretera.

 

 

 

 

 

 

    EnBici

 

Artículos
   
Mecánica
   
Viajes
 
Bicis y piezas
   
GPS
 
Ropa y equipo
   
... en ruta
   

 

 


 

 

 

 


Comentarios

 

 

Aņadir nuevo comentario

 

Javier

Javier comento el 17/10/2018 :

 

Hola Manuel.

 

 Estoy viendo comprar una bicicleta del estilo de la Specialized Robaix. En concreto estoy viendo una BH Quartz que por la geometría es la que más me cuadra. Quisiera hacerte una pregunta ya que veo por la web que tenéis bastante experiencia con el tema cicloturismo. El tema son las ruedas. En la tienda donde me quiero compra la bici les he preguntado que qué tal son las nuevas tubeless ready. Me comentan (y según puedo leer en su página de ruedas de carretera), me evitaría estar pinchando constantemente ya que al ir sin cámara y con liquido sellante, todos los pinchazos a priori los taponaría, pero que debería llevar siempre una cámara de repuesto.

 

¿Usted o algún compañero de Enbici han probado este nuevo sistema de neumático para bicicleta de carretera? Me gustaría saber opiniones más allá de las tiendas de bicicletas. Sé que están para aconsejar, pero también es un negocio y están para vender.. He intentado ver en vuestros árticulos si teníais algún post sobre este tema, sin éxito de encontrarlo.

 

A la espera de sus comentarios, un saludo para todos!

 

 

 

Avatar de Usuario

Manuel

Manuel respondio el 21/10/2018 :

 

Esta es una de las discusiones recurrentes de los ultimos años. Todo el mundo tiene su opinion y cada sistema tiene sus ventajas e inconvenientes.

 

El primer argumento que sueles escuchar a favor de las tubeless o tubeless ready es que vas a evitar ir continuamente pinchando, argumento que a mi no me termina de convencer ya que llevando las presiones adecuadas nunca he ido  "pinchando continuamente" (y menos en carretera).

 

En caso de pinchar, el tubeless puede funcionar perfectamente y sellarse el pinchazo, o no funcionar en absoluto. Lo mas normal es que pase algo intermedio. El liquido sellante suele sellar parcialmente al cabo de un tiempo, lo que hace que tengas que parar a inflar la rueda varias veces hasta llegar a casa. En competiciones de bici de montaña puede ser la mejor solucion, ya que le vas metiendo aire con una botella de CO2 que es mas rapido que cambiar un camara, pero la verdad, es que en una salida para pasar un buen rato a mi me parece mucho mas sencillo y fiable pararte y perder 10 minutos en cambiar la camara.

 

Todos hemos visto conpañeros de ruta que ha pinchado con tubeless y que despues de parar un par de veces a meter algo mas de aire, han tenido que rendirse y poner camara. El tubeless tiene la ventaja de funcionar tambien con una camara tradional en caso de fallar, pero entonces ni siquiera te evita el engorro de llevar la camara de recambio y la bomba de mano.

 

La otra gran ventaja es la de ser mas fiable a bajas presiones, ya que al no haber camara no la puedes pellizcar. Bajas presiones significan mas agarre y mejor control, asi que si ruedas con la bici de montaña a menudo por arena, o quieres bajar fuerte por terrenos muy rotos, o te va el enduro, el tubeless es la mejor opcion, pero la verdad, es que para una bici de carretera no creo que el tema de las presiones deba de ser siquiera un argumento para decidir entre un sistema u otro.

 

El peso que tanto suelen mirar los que van en flaca tampoco es un argumento a favor. Normalmente el tubeless (y en menor medida el tubeless ready) terminan siendo mas pesado que el sistema tradicional camara+cubierta.

 

Y finalmente el tema del mantenimiento y el coste: Mas cara la inversion inicial, mucho mas caros los repuestos del tubeless, tienes que cambiar el liquido un par de veces al año uses la bici o no, cambiar una cubierta en tubeless puede convertirse en algo bastante complicado (sin un compresor de aire casi imposible talonarla bien), los pinchazos gordos son dificiles de reparar con gusanos, etc. Desde luego es mucho mas complejo de instalacion y mantenimiento.

 

Ya ves que yo de momento, me quedo con la camara ... aunque lo mismo me pasaba con los frenos, que jure amor eterno a los de llanta, y ahora no cambiaria los de disco por ningun otro (ni siquera en carretera).

 

 

Aņadir nuevo comentario