Buscar dentro de www.enbici.eu
 

 

Limpieza de las pastillas de freno de la bicicleta


por Manuel 05.04.2014

 

 

 

Hoy en día todas las bicis montan ya frenos de disco.

 

¿Todas ... ? ¡No! ¡Un par de bicis cicloalforjeras resisten victoriosamente al invasor: un par de bicis con V-Brakes asediadas por las técnicas de la mercadotecnia.

 

Pero hasta en nuestra pequeña "aldea gala" empieza a haber disidentes. Hace ya unos meses que las lluvias y barros germanos nos convencieron de empezar a usar frenos de disco en nuestra bici mas montañera ... y tenemos que decir que en esas condiciones no tienen rival.

 

Desde aquellos primeros modelos en los que la pinza se centraba calzando arandelas y aun así siempre iba rozando el disco, las cosas han mejorado mucho. Cada vez son mas fáciles de centrar y necesitan menos purgas ... pero siguen siendo delicados.

Una gotita de aceite o una pizca de grasa que salpique la pista de frenada y adiós muy buenas:

se ponen a chirriar como un cochino en la matanza y tienes que frenar la bici a lo picapiedra (clavando los talones en el suelo).

 

Hay quien dice que incluso si tocas el disco con las yemas de los dedos (no se os ocurra probar después de una bajada que están "incandescentes") se contaminan y pierden eficacia.

 

Así que si ves que tus frenos de disco ya no frenan como antes y las pastillas no están gastadas, te proponemos intentar desangrasarlos.

 

 

 

 

Lo mejor es usar alcohol isopropílico, que evapora muy rápido y no deja residuos, pero como huele que apesta nosotros los limpiamos con alcohol etílico, del de la farmacia. Unas gotitas en un paño, y con el limpiamos los discos, y después las pastillas.

 

Intentar llegar bien a todos los recodos del disco, especialmente a los "agujeros", ya que si en alguno queda algo de grasa, al frenar se vuelve a extender y otra vez estáis como al principio.

 

En las pastillas aplicar el alcohol sobre los ferodos (la zona de contacto), y dejar que lo absorba y se evapore.

 

Antes de volver a montar las pastillas, os aconsejamos limarlas un poco con una lija fina (nosotros usamos un lima de unas). Así ayudamos a eliminar la grasa que se ha quedado en la superficie y todavía no ha penetrado al interior del ferodo.

 

 

Cuando volváis a montar las pastillas, es normal que frenen poco. Primero accionar unas cuantas veces los frenos en parado parar aproximar los embolos, y después ya en marcha ir haciendo varias frenadas sin llegar a bloquear la rueda. Así conseguiréis que las pastillas vuelvan a "adaptarse" al disco y recuperen toda su capacidad de frenada.

 

 

Eso si, todo esto vale para contaminaciones muy ligeras. Si el ferodo se ha "empapado" de grasa o aceite, ni con alcohol, ni con la lija. No quedara mas remedio que cambiar las pastillas, y es posible que hasta los discos (aunque estos ultimos con limpiarlos bien a fondo debería de ser suficiente).

 

... y es que ya os decimos que los frenos de disco son delicados ...

 

 

    EnBici

 

Artículos
   
Mecánica
   
Viajes
 
Bicis y piezas
   
GPS
 
Ropa y equipo
   
... en ruta
   

 

 


 

 


Comentarios

 

 

Añadir nuevo comentario

 

Nadie

Ubicacion: Ninguna

 

Nadie ha comentado todavia este articulo

¡ animate y se el primero !

 

Añadir nuevo comentario