Buscar dentro de www.enbici.eu
 

Purgar los frenos de disco hidráulicos (Shimano XT M775)


por Manuel 18.04.2014

 

 

 

Con el uso, y sobre todo con el desuso, puede entrar aire en el circuito hidráulico de tus frenos de disco. Lo notareis porque el freno tiene un tacto "chicloso": aprietas la maneta pero se hunde sin terminar de ofrecer un punto claro de resistencia. En estas condiciones se pierde ademas del tacto gran parte de la eficacia de frenado.

 

Es hora entonces de sangrar los frenos. O lo que es lo mismo: sacar el aire del circuito.

 

Es una operación que puede ser necesaria con cierta frecuencia, así que no esta de mas aprender a hacerla en casa. Es un procedimiento delicado, pero con un poco de cuidado, se puede hacer de forma efectiva y limpia.

 

 

Lo primero que necesitaremos es prepararnos bien antes de empezar. El purgado no es algo que puedas dejar a medio hacer mientras buscas la herramienta que te falta.

Por suerte, no necesitaremos demasiadas cosas. En nuestro caso que estamos purgando un freno trasero Shimano Deore XT modelo M775, esto es lo que necesitamos:

 

   - Liquido de frenos: aceite mineral de Shimano (o DOT para otras marcas)

   - Un tubo flexible al que uniremos una bolsa en un extremo para recoger el exceso de liquido

   - Llaves Allen para aflojar la maneta y la pinza

   - Distanciador de pistones de pinza de freno (si no lo tienes, luego te damos alternativa)

   - Un destornillador de estrella para quitar la tapa del deposito de freno

   - Una llave hexagonal de 7mm para abrir el sangrador

   - Papel de cocina o higiénico

 

 

 

Una vez tenemos todo listo, lo primero es quitar las pastillas de freno y soltar la pinza del cuadro. Soltamos también unas cuantas fijaciones, hasta que queda la pinza colgando y el tubo de freno siempre tenga un recorrido ascendente hacia la maneta.

 

 

 

 

Mucha gente purga los frenos sin desmontar la pinza, pero si la dejamos colgando será mucho mas fácil que las burbujas asciendan hasta el deposito para sacarlas.

 

Para el freno trasero puedes dejar montada la rueda, aunque para el delantero es mas fácil desmontar la rueda y dejar la pinza atornillada.

 

Ahora hay colocar el distanciador dentro de la pinza. En nuestro caso hemos usado el original de Shimano, pero si no la tenéis podéis usar un trozo de madera o plástico que entre casi sin holgura.

 

 

Es posible que para meterlo tengáis que empujar los pistones. Usar para ello cualquier pieza roma haciendo palanca con el cuerpo de la pinza. Una vez montado, el distanciador impedirá que se salgan los pistones al accionar la maneta.

 

Lo bueno de la pieza original de Shimano es que encaja perfectamente, e incluso tiene el orificio para poder montar el pasador y estar seguro de que se mantiene en su sitio.

 

 

 

Ahora tendremos que aflojar el tornillo Allen que la sujeta la maneta al manillar, para colocarla paralela al suelo. Despues  volvemos a apretar para asegurarnos que se queda en esa posicion. Si no tunemos la maneta bien paralela al suelo, al abrir el deposito se nos derramara el líquido de frenos.

 

Después cubrimos con el papel alrededor de la tapa del deposito. La idea es asegurarnos que no manchamos de liquido de frenos ningún componente.

 

 

 

 

Ahora ya podemos coger el destornillador de estrella y desmontar lo tornillos de la tapa del deposito. En nuestro caso, los dos negros que se ven en la foto. Es normal que en cuanto aflojemos salga algo de liquido por los bordes.

 

Después de levantar la tapa, nos encontramos con una membrana de goma que también tendremos que quitar para abrir completamente al deposito.

 

Lo mejor para no ensuciar, ni dañar estos "delicados" componentes es tener un paño o un poco de papel en una mesa cercana sobre el que ir dejándolo todo.

 

 

 

 

Así es como queda el deposito abierto.

 

 

 

 

Ahora ya podemos empezar a trabajar en la pinza. Quitamos el tapón del sangrador y colocamos la llave hexagonal y el tubo flexible unido a la bolsa.

 

 

 

 

Abrimos el sangrador girando entre 45º y 90º la llave, y veremos que sale algo de liquido de frenos.

 

 

 

 

Al mismo tiempo, el nivel del deposito va bajando, así que tendremos que ir rellenando siempre de liquido y estar muy atentos a que nunca este completamente vacío para evitar que entre aire al sistema y nos arruine el purgado.

 

Cuando deje de salir liquido, accionar un par de veces la maneta de freno para ayudar a sacar mas liquido (y no olvidéis ir rellenando el deposito). Mientras lo hacemos, o entre actuaciones, es bueno dar golpecitos con el mango del destornillador a pinza, manguito y maneta. Así favorecemos la salida de las burbujas de aire.

 

Tras dos o tres actuaciones, si vemos que en el liquido que sale por el sangrador ya no hay burbujas de aire, cerramos con la llave hexagonal.

 

Ahora presionamos la maneta de freno con fuerza, y sin soltarla, abrimos de nuevo el sangrador y lo volvemos a cerrar casi de inmediato (suficiente con abrirlo medio segundo). Así dejamos que salgan las burbujas que se puedan haber quedado atrapadas en la pinza. Al abrir el sangrador es normal que la maneta se "hunda" repentinamente. Para poder presionar la maneta a la vez que manejamos la llave, lo mejor es que os ayude alguien, pero si no tenéis a nadie, podéis usar un elástico para la maneta mientras vosotros os encargáis de la llave.

Hacemos esta operación dos o tres veces, y cerramos definitivamente el sangrador. Y como siempre, vigilar que nunca vaciamos el deposito.

 

 

Ahora volvemos a actuar la maneta de freno, y veremos como ascienden burbujas al deposito. Seguimos actuando la maneta hasta que veamos que desaparecen completamente las burbujas de aire. Apretar entonces la maneta todo lo que podáis. Tenéis que notar una dureza, y un tacto similar al de un freno bien sangrado (podéis comparar con el de la otra rueda).

 

Si es así, ya podemos llenar hasta arriba el deposito y volver a montar la membrana y la tapa. Es importante que cuando montamos la membrana el liquido de frenos rebose (así aseguramos que tampoco queda una bolsa de aire en el deposito).

 

 

Ahora ya podemos quitar el tubo, reapretar todo bien, limpiar cualquier resto de liquido de frenos, y volver a montar la pinza.

 

 


Comentarios de los lectores

 

 

Añadir nuevo comentario

 

Nadie

Ubicacion: Ninguna

 

Nadie ha comentado todavia este articulo

¡ animate y se el primero !

 

Añadir nuevo comentario

 

 

    Consejos

 

Móntate tu propia bici

 

Darse el gustazo de elegir uno a uno los componentes de tu bici, y montarlos con tus propi ... ver

 

Bicis en el coche. Portabicicletas integrado FlexFix de Opel

 

El mejor sistema que hemos encontrado para llevar las bicicletas en el coche. Un portabic ... ver

 

Desmontar los piñones de la bici

 

No es una operacion que se realice de forma habitual, pero no viene mal hacerlo de ciento ... ver

 

Bikepacking

 

Una forma diferente de viajar en bicicleta. Ligero de equipaje y prescindiendo de las alfo ... ver

 

Expendedor de camaras - Parte 2

 

... y seguimos encontrando expendedores de estos ... ver

 

Bosques de Turingia

 

El parque natural del "Thuringer Wald" empieza justamente al salir de Eisenach. Es una zon ... ver

 

Rodar con viento

 

El viento es el gran enemigo de los ciclistas. Aprende porque y como "combatirlo" ... ver

 

Cinco lugares poco conocidos para descubrir en bici

 

Cinco pueblos a los que llegamos por azar. Pueblos de los que no sabiamos demasiado, y que ... ver

 

Hasta la vista compañeras ...

 

Ahora que tenemos listas nuestras nuevas monturas, echaremos de menos a las que han sido n ... ver

 

Cinco cosas que no debes hacer si viajas en bicicleta

 

Aqui teneis cinco de los errores mas comunes que cometen los que empiezan a viajar en bici ... ver