Buscar dentro de www.enbici.eu
 

... y se hizo la luz


por EnBici 17.04.2016

 

 

En invierno porque en cuanto te despistas se te echa la noche encima, y en verano porque intentas evitar las horas centrales del dia cuando el sol cae a plomo, al final raro es el viaje que no te sorprende el anochecer dando pedales.

En ciudad basta con unos LED para asegurarte de que te ven, pero en carretera mejor llevar unos buenos focos que alumbren la la calzada.

 

Cada vez hay mejores luces que funcionan con baterías. Baratas, ligeras, y con varias horas de autonomía, son una buena alternativa, pero siempre estas atado a encontrar un enchufe para cargar las pilas. Normalmente están pensadas para montarse fácilmente sobre el manillar cuando son necesarias, y en muchos casos hay que volverlas a desmontar para poder cargar las baterías, y claro, hay que tener cuidado donde dejas la bici para evitar que te las roben, o llevarlas guardadas con el equipaje. El problema es que cuando las necesitas nunca las llevas puestas, y por no parar a rebuscar en las alforjas, terminas circulando en la penumbra.

A veces es peor, y cuando tras varios días de ruta finalmente las quieres usar, descubres que se te olvidaron en el trastero, o que la batería que hubieras jurado que cargaste hace un par de días esta en las últimas.

 

Es por eso que mucha gente que usa la bici a diario o que realiza viajes largos decide pasarse a las luces de dinamo.

 

Básicamente hay dos tipos de dinamo: las llamadas de botella que friccionan contra el neumático trasero o delantero, y las dinamos de buje.

 

Las primeras ofrecen un rendimiento bastante pobre y solo se usan en bicis de niño o baja gama, y casi todos los cicloturistas que deciden viajar con dinamo optan por las segundas.

 

 

 

Dinamo de buje en una rueda sin montar

 

 

Estos son los pros, y también los contras de llevar un dinamo de buje:

 

 

Las luces funcionan siempre que se mueve la bici. No dependes de pilas ni baterías. Es un sistema fiable y seguro.

 

 

Todos los elementos son fijos. Las luces van bien ancladas al cuadro y en una posición en la que alumbran bien aun llevando la bolsa del manillar. No hay que preocuparse de desmontar ni montar las luces al terminar el día.

 

 

Normalmente desde la luz delantera se puede conectar una luz trasera que suele integrarse bien en el trasportin.

 

 

Ofrecen luz con una intensidad suficiente para rodar por carreteras o caminos en buen estado.

 

   

 

 

A bajas velocidades no rinden a su máxima potencia, y en parado dejan de lucir. Seguramente no es el sistema adecuado para rutas de montaña por caminos complicados donde se requiere mucha potencia lumínica aun a bajas velocidades.

 

 

La dinamo utiliza la energía del pedaleo para generar electricidad, y por ello ofrece cierta resistencia al giro de la rueda. Esta resistencia varia mucho dependiendo del tipo de dinamo, y se minimiza con las dinamos que se desactivan cuando las luces están desconectadas.

 

 

¡El dinero! Las luces cuestan lo mismo o mas que unas luces de batería, pero es que ademas tienes que comprar la dinamo. Los modelos mas altos de gama superan los 200€, aunque pueden encontrarse dinamos decentes desde unos 70€.

 

 

La instalación: para poner una dinamo de buje tienes que volver a radiar la rueda, así que no es algo que puedas comprar y montarte tu mismo (salvo que seas un muy buen mecánico). Lo normal es aprovechar un cambio de rueda para comprar una llanta ya radiada con la dinamo.

 

 

 

Ahora bien, algunos de los tradicionales "contras" van desapareciendo si elegimos dinamos de "alta gama".

 

Por ejemplo, muchos sistemas de luces para dinamo integran condensadores o baterías. que permiten almacenar energía para que las luces traseras y delanteras sigan brillando unos minutos después de detenernos (algo tremendamente útil circulando por ciudad).

 

Cada vez se necesita menos velocidad para generar una buena iluminación, y a 10 km/h una buena dinamo produce unos dos watios, suficientes para iluminar decentemente la calzada con un buen juego de luces.

 

 

 

Luz delantera Lumotec IQ CyO RT Premium de 60 Lux

 

 

La energía consumida en los mejores modelos es casi despreciable. El esfuerzo extra para mover la dinamo con las luces encendidas equivale a ascender unos diecisiete centímetros extra por kilometro (una pendiente de 0,01%), pero es que ademas, con las luces apagadas la energía disipada equivale a la nimiedad de ascender tres o cuatro centímetros por kilometro.

 

 

En resumen, la dinamo es la mejor opción si vas a rodar de noche frecuentemente y no quieres estar siempre pendiente de la carga de las pilas, o si eres de los que les gusta rodar en plan autosuficiente y no siempre vas a tener a mano un enchufe. Eso si, necesitas invertir en una buena dinamo y un juego de luces a la altura.

Sin embargo, si te limitas a salidas esporádicas, posiblemente las luces a batería son la opción mas barata y sensata.

 

Nosotros hasta ahora llevábamos luces de batería, pero en nuestras nuevas bicis viajeras hemos buscado la comodidad de sistemas que nos den pocos quebraderos de cabeza (como el cambio Rohloff), así que hemos montado dinamos SP PD-8 y luces para dinamo de Busch&Müller en una, y de AXA en la otra.

 

 

 

 


Comentarios de los lectores

 

 

Añadir nuevo comentario

 

Nadie

Ubicacion: Ninguna

 

Nadie ha comentado todavia este articulo

¡ animate y se el primero !

 

Añadir nuevo comentario

 

    EnBici

 

Artículos
   
Mecánica
   
Viajes
 
Bicis y piezas
   
GPS
 
Ropa y equipo
   
... en ruta